En el día de la mujer se busca una sociedad más justa

08 de marzo de 2022 | Hector Tenorio



 

El día de la mujer es una conmemoración para alcanzar una sociedad más justa para todos

 

Buenavista Tomatlán, 7 de marzo  del 2022

 

Previó al Día Internacional de la Mujer, las autoridades del Ayuntamiento de Buenavista organizaron una conferencia sobre este tema que resultó el pretexto perfecto para que las mujeres que tienen liderazgo en el municipio se encontraran e intercambiaran puntos de vista y emociones. Un evento que se convirtió en una reflexión sobre las pautas que debe seguir la sociedad si es que esta pretende superar los prejuicios e ideas arcaicas que siguen reproduciéndose en la vida cotidiana.

 

A la directora del Instituto de la Mujer del municipio  de Buenavista, Angélica Medida Negrete, le tocó dar inicio con las reflexiones sobre la equidad de género y el empoderamiento de la mujer. Su discurso giró sobre el significado del 8 de marzo y  recordó que sus orígenes se remontan al 8 de marzo de 1857, cuando un grupo de mujeres de la fábrica Cotton salieron a protestar, “reclamaban la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas. 129 trabajadoras murieron quemadas en la fábrica, al no poder escapar de un incendio porque los propietarios cerraron las puertas para evitar robos. Desde entonces las mujeres exigían un salario igual a los hombres. A esta lucha siguieron la exigencia de los derechos políticos. Fue en 1977 cuando la ONU designó el Día Internacional de la Mujer”, dijo.

 

El licenciado Héctor García Ruelas, secretario de Ayuntamiento, fungió como   maestro de ceremonia y llamó a los presentes a sensibilizarse con el tema de la mujer, de igual forma dió los antecedentes del 8 de marzo,  “en esta fecha se conmemora un proceso histórico de la lucha de las mujeres”.

Luego presentó a la mesa del presídium, donde estuvo encabezada por la presidenta del sistema DIF municipal, Georgina Ramos Eqihua, la síndico Cecilia Bonilla Lara, las regidores Saharay Espinoza Martínez y Noemí Meraz Torres, María Gabriela Ochoa Soto, directora de bachillerato, la directora del Instituto de la Mujer en el municipio de Buenavista, Angélica Medida Negrete, Angelina Ávila Moreno,  jefa de tendencia de Pinzándaro, y la profesora María Esther Villanueva.

 

La conferencia magistral  corrió a cargo de la psicóloga del DIF, Jennifer Mora Arroyo, quien destacó la participación de la lucha por la igualdad de género de la pintora Frida Kahlo y la comandante  zapatista Ramona, quienes en distintos momentos de la historia contribuyeron a lograr la igualdad. Como funcionaria reconoció haber encontrado en el municipio una problemática recurrente para las mujeres y que se relaciona a una ideología de “antes”, donde las mujeres estaban en casa en las labores domésticas. Criticó que en los últimos años, “el 8 de marzo tenga un giro comercial”. Su exposición  resultó versátil ya que empezó a preguntar ¿Qué tan empoderadas se sienten las mujeres?

 

La regidora Gloria Estela López Villanueva habló de sus orígenes humildes, “quede huérfana a los 17 años, desde entonces yo he estado echándole la mano a mis hermanitos para que salieran  adelante. Mi padre nos enseñó a trabajar la tierra, por eso soy una mujer que no se me dificultad las cosas; si hay que  hacer los frijoles, quemar la basura, lo que sea hago. Soy maestra de prescolar y siempre  he trabajado. He sacado a mis tres hijos junto con mi pareja”.

La segunda mujer que tomó el micrófono fue Ana María Solorio, trabajadora del Ayuntamiento. Expresó que ella entiende por empoderamiento  las facultades que tiene de ejercer la libertad como mujer,  de acceder a trabajar y no estar en la casa esperando ser mantenida. “El sueldo que gano sirve para la casa, los dos  aportamos. Tengo la libertad de tomar mis propias decisiones, tengo el derecho de hacer lo que decida, de salir,  de convivir con mis amistades, sin necesidad de pedirle permiso a mi pareja como anteriormente pasaba. Esto ha cambiado bastante aunque todavía sucede”, advirtió.

 

La contralora del Ayuntamiento Jazmín Sepúlveda Martínez   dijo sentirse muy segura y capaz en en el trabajo que desempeña. “Yo he tenido la fortuna de trabajar la mayoría de  veces con hombres y nunca me he sentido desplazada, me han dado mi lugar”. La psicóloga del DIF Jennifer Mora, le dió la palabra a cinco mujeres, la primera fue la presidenta del sistema DIF municipal, Georgina Ramos Eqihua, quien precisó que   aparte de ser funcionaria  labora en el colegio de bachilleres y se relaciona con sus alumnas y compañeras. “Tenemos que cambiar el machismo, a las niñas que tienen novio les dicen como vestirse, no las dejan estar en ciertos clubs. Esto surge desde el seno familiar porque estamos acostumbrados a verlo con los papás”. Explicó que otro problema es el acoso,  “ya no es necesario que las mujeres salgan a la calle con ropa chiquita para que un hombre te diga algo y te tienes que andar con cuidado. Las mujeres debemos prepararnos más, no importa si no tenemos  los recursos económicos, ya que tenemos la capacidad de superarnos y si decidimos ser mamás necesitamos sentirnos empoderadas. Esto no significa que hagamos menos a los hombres, simplemente no dejemos que otros decidan por  nosotras”.

 

Griselda Corona habló de la libertad que goza en su matrimonio y compresión de su pareja,  “yo voy para todos lados. Yo tengo mis propios recursos, no me gusta pedirle.  Sin embargo tengo una amiga que para todo le pide permiso al marido incluso para platicar con alguien, le hace todo a él. Tenemos que cambiar para no ser tan dejadas”. Mientras que Yeraldin Villalobos pidió cambiar el estilo de vida que ha hecho que los hombres tengan privilegios por encima de las mujeres, “no porque trabaje el hombre es el dueño del hogar. Las mujeres lo permitimos y no tenemos el valor yo, también cuento y trabajo. Nuestra voz tiene que contar”. De inmediato la regidora Saharay Espinoza Martínez, opinó, “ la educación que le damos a nuestros hijos tiene que ver como actúan como adultos. Estamos criando machistas, son tradiciones que  arrastramos. Hay que ser equitativos. Hay mujeres que no alcanzan a hacer el quehacer, el esposo ya te gritó que no sirve para nada, que eres una inútil. Hay que poner ciertos límites dentro de la pareja y de la familia”, advirtió.

 

El ambiente se sensibilizó cuando llegó el turno de participar a la señora Elena Arroyo Mora, madre de la  psicóloga del DIF Jennifer, “a nuestra edad pensamos muy diferente a  ellas en cuanto a la crianza que nos dieron. No me consideró tan sumisa porque  gracias a dios tuve que luchar. Yo como mujer pienso diferente a ella, pero siento que le doy las herramientas para que sean mejores personas y se sientan libres. Yo no tuve la dicha de estudiar una carrera”. Ya no pudo más y se le quebró la voz, el sentimiento la invadió entre sinceros aplausos, su hija fue a abrazarla para que ella pudiera concluir “yo le he dado valor porque es lo que necesita un hijo, la vida no es fácil pero todos podemos luchar y mejorar. Todo por la buena se puede para que el hombre respete a la mujer. Hay que luchar y mejorar  en todos los sentidos”. Con los sentimientos a flor de piel, Alejandra Gutiérrez Barragan habló de la necesidad de lograr la igualdad, “no hay que acostumbrarnos a pedir permiso, cuando estaba  casada tenían que avisar  porque luego se acostumbran y viene el machismo y te llegan decir que si ellos no te dejan  una no sale y luego te dicen la forma de vestir. Es necesario   que las relaciones sean respetuosas. Igual el trabajo debe ser para hombres y mujeres para contribuir en el hogar”.

 María Gabriela  Ochoa Soto  directora de bachillerato, agradeció la oportunidad de participar   con madres de familias, estudiantes, ama de casa, trabajadoras, y aplaudió que  estuvieran presente   hombres de seguridad pública, funcionarios. “Las mujeres nos hemos visto impactadas por muchos cambios  sociales , profesionales, personales. La forma  de tener un proyecto de vida ha sido muy distinto   comparada  con nuestras madres  y abuelas. Seguimos  con el machismo en casa, hay padres que así fueron educados y madres que también fueron educadas así. Sin embargo nuestro proyecto de vida de ciertas generaciones ha cambiado, ya no somos las mujeres que queremos un marido para que nos sostengan y tener hijos nada más. Mi respeto a las mujeres que deciden no ser mamás, no todas podemos tener la misma meta. Necesitamos el respeto de la sociedad. También respeto algunos hombres que deseen  tener hijos y formar una familia, está bien. Hay mujeres que nos mueve mucho la parte profesional. Nuestra vida como mujeres va mucho más allá de forma una familia, va más allá de dar luz a otro ser porque implica una responsabilidad”.

Expresó que al ser parte de una institución educativa la mueve  ir a la parte del seno familiar, “hasta donde estamos educando a nuestras hijas a respetar a los hombres y a los hombres a respetar a las mujeres. Entre la transición de  adolecente a adulto hay  mucho juego entre los muchachos. Pedimos igualdad, respeto pero también nosotras como mujeres hay que respetar a los varones. Las palabras altisonantes que solo se escuchaban a los chicos, ahora las dicen las chicas”.

 

Angelina Ávila Moreno, jefa de tendencia de Pinzándaro,  precisó que resultó positivo que a las mujeres ya las empezaron a tomar en cuenta. “El camino hasta aquí si fue duro, porque la discriminación viene desde el núcleo familiar, el punto clave para cambiar esto es ahí, desde la familia se puede crear un jovencito con valores, con respeto e igualdad a los demás. Pero desgraciadamente algunos seguimos los mismo patrones de antes y ese el problema”.

 

La regidora Noemi Meraz Torres, aseguró que las mujeres pueden lograr todo lo que se propongan siempre y cuando estén decididas a alcanzarlas. “A través del conocimiento y sensibilización de estos temas podemos dar pie a que las cosas cambien. Nos quejamos mucho que la situación de la mujer es difícil pero nosotras ¿que estamos haciendo para cambiar?. Es muy difícil cambiar a los demás si no empezamos por nosotras, sintiéndonos libres, seguras y orgullosas. Todas podemos decir que tenemos unas grandes mamás que nos han sacado adelante y que ha visto por nosotras. Si tú no te quieres a ti misma es muy  difícil que otra personas te valoren”.

 

La síndico Cecilia Bonilla Lara,  reconoció la importancia de la presencia en la conferencia de hombres. “Esto es una lucha de todos, siempre he estado  convencida que el feminismo  no está en contra de los hombres, el feminismo lo podemos compartir hombres y mujeres. Hay hombres que quieren la superación de las mujeres. El feminismo no solo son destrozos como la gente lo quiere ver. El feminismo es luchar por tener un nivel de vida equitativo. Jamás seremos iguales que los hombres porque tenemos distintas fisiologías pero debemos buscar estar en iguales circunstancias. Tenemos capacidades mentales, somos inteligentes  y podemos estar a la par de  cualquier varón y podemos convivir de manera cordial. Nadie es más que nadie”.

Indicó que en la actualidad ve  más interesados a los hombres porque sus hijas estudien y no estén  dependiendo de un hombre que las saque adelante. “Yo vengó de un núcleo familiar  machista, mi papá era  machista, sin embargó, siempre estuvo interesado en que estudiara y me superara.  Estaba preocupado porque tuviera un nivel diferente al que tuvieron sus hermanas ya que mi abuelito no las dejó estudiar porque para casarse no necesitaban estudiar. Todos podemos contribuir al cambio. El hecho que nos tengamos que manifestar para pedir  seguridad indica que todavía nos falta. Estamos logrando muchas cosas. En el Senado de la República la mayoría  son más mujeres, en el Congreso de la Unión 48 por ciento son mujeres”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




242

Visitas