La seguridad y protección es una prioridad para todos

24 de marzo de 2022 | Hector Tenorio



Buenavista, Michoacán 24 de marzo del 2022

Con el afán de capacitar al personal de confianza del Ayuntamiento de Buenavista, en estrategias de protección y seguridad, los funcionarios recibieron un taller educativo teórico y práctico sobre el tema, impartido por el profesor Julio César Franco Gutiérrez, quien ofreció su conocimiento de forma versátil gracias a que cuenta con un largo historial en Tierra Caliente; la experiencia grupal resultó grata y útil.

A la capacitación, celebrada el pasado 23 de marzo, asistieron gran parte de servidores públicos de las aéreas que componen el Ayuntamiento, y lo primero que quedó establecido fue que la protección y seguridad depende del contexto socio político particular de cada individuo. 

Sin embargo, “existe una diferencia entre los dos términos”, acotó Julio Franco. Precisó que el primero se refiere al conjunto de actividades que desarrolla el Ayuntamiento para resguardar la integridad de los usuarios. Mientras que el segundo son todas las medidas y estrategias enfocadas en resguardar la integridad física o psicológica de los integrantes de la administración municipal.

El profesor Julio Franco habló sobre los tres factores que determinan que se amplíen o reduzcan los espacios de actuación para un funcionario. El primero, dijo, debe tomar en cuenta el nivel de exposición a amenazas, a cuales  el trabajador está expuesto, también se le conoce como autoprotección y fortalecimiento. El segundo concierne a la elaboración de una evaluación del trabajo que se ejecuta y si este es aceptado o tolerado,  y el último son las medidas para disuadir y persuadir un posible ataque al servidor público.

En una parte de su presentación, el conferencista dividió la estrategia de seguridad en dos bloques: Planteó en el primero la realización de una evaluación de riesgo, la cual está relacionada con la auto evaluación, el mapeo de actores de la zona y la concentración de información de los funcionarios en una bitácora con lugar y fecha, la que debe estar a la vista de todos. En el segundo,  ubicó los protocolos que indican cómo actuar en una circunstancia definida y que se vincula con la acción y reacción que deben tener los trabajadores. 

De igual forma, enumeró otros protocolos,, el de transporte, el de la seguridad para el trabajo de campo y uno que engloba todo. 

Recomendó la elaboración de una lista de contactos en los tres niveles de gobierno para poder superar con éxito una situación extrema. “Son para las acciones urgentes”, sentenció.

Expresó que el riesgo se evalúa mediante la medición de dos parámetros que lo determinan: La magnitud de la pérdida o daño posible que se mide del uno al diez y la probabilidad que dicha pérdida o daño llegue a ocurrir,  y ésta se mide en porcentajes que van del 0 al 100 por ciento, mismos que quedan expresados en decimales.

Los participantes del taller educativo conformaron varios equipos de trabajo que dibujaron una rueda de seguridad compuesta por ocho elementos: La formación, la conciencia, la planeación con perspectiva, la asignación de responsabilidades, el cumplimiento de normas, la reacción ante posibles incidentes, la evaluación y la experiencia.

Enfatizó que en la medida que todas las partes de dicha rueda queden cubiertas “disminuirán los riesgos”.

En este punto del taller los equipos de trabajo realizaron el mapa de la cabecera de Buenavista y localizaron las zonas de riesgos con el objetivo de tomar las decisiones correctas ante un eventual acontecimiento fuera de lo normal. 

Finalmente, el tallerista o constructor de la paz,  como se auto denominó,  consideró que la seguridad de una persona depende de su capacidad para relacionarse con los actores de la sociedad, como los sacerdotes, los comerciantes, los vecinos,  etc; ya que esto podría ayudar al funcionario a buscar un refugio temporal, en caso de verse obligado ante una situación inesperada.




254

Visitas